lunes, marzo 26, 2007

Soledad

En ti estás todo, mar y sin embargo...
¡Qué sin ti estás, qué solo, qué lejos, siempre, de ti mismo!
Abierto en mil heridas, cada instante, cual mi frente,
tus olas van, como mis pensamientos, y vienen,
van y vienen, besándose, apartándose, con un
eterno conocerse, mar, y desconocerse.
Eres tú, y no lo sabes, tu corazón te late y no lo sientes...
¡Qué plenitud de soledad, mar solo!

JRJ

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Recuerda que...

No me mirarán diciendo: «¿Qué eres?»,
sino sin curiosidad y noblemente.

Porque yo seré también de los quietos,
y ya no tendré difíciles los pensamientos.

Mis ojos serán, tranquilos, los suyos.
Los miraré sin preguntas, uno en lo uno.

JRJ

Desde la memoria, para la memoria...no somos otra cosa que eso verdad Eva?

Te echo de menos!!!

Harry Haller dijo...

Sonrío tanto al pensar en ti...Cuando te vea te voy a estrujar de un abrazo