miércoles, noviembre 01, 2006

Así sea

No dejes ir un día,
sin cojerle un secreto, grande o breve.
Sea tu vida alerta
descubrimiento cotidiano.
Por cada miga de pan duro
que te dé Dios, tu dale
el diamante más fresco de tu alma.

JRJ

1 comentario:

Mónica dijo...

Muchas gracias por todo... por hacerme volver a vivir la vida con ilusión... por hacerme ver que tengo cosas que poner en orden. Y por mostrarme que aun queda gente que hace que merezca sonreir por las mañanas aunque los obreros no te dejen dormir... ya sabes. Aqui estaré... muchos besos...