lunes, enero 24, 2011

La Academia

Ha llegado una lingüista
de la Sorbona
a casa.
Era licenciada en Español,
Lengua
y Civilización.
Ha comentado que no hay poesía
sin métrica, y que de haberla,
es básicamente menor.
También ha dicho
que el cocido
es fruto de
la hermandad
hispano africana
y me he quedado
pensando en
Túnez
y
en los restos
del imperio español.
Saben mucho en la Sorbona.
Mi hermana Blanca estuvo allí.
La chica no había comido
cocido
en su vida,
pero parecía
apasionada
con Hugo y Rimbaud.
¿Escribes?
Le pregunté.
No tengo la capacidad.
Respondió.
Me acordé de ti
Anfibia
y de tu veneno.
Lo lamento.
No soy capaz
 de escribir cartas
 en Alejandrinos.

1 comentario:

guerrillero urbano dijo...

Una vez una amiga clavó un dardo envenenado en algo que yo había escrito y dijo: "No sé escribir, pero sí que sé leer". Me dejó destrozado. Deduzco que en la Sorbona también enseñan a leer, y sobretodo a lanzar dardos venenosos.

Yo como cocido, no estudié letras y tampoco escribo versos alejandrinos.

Quien quiera prostituirse que lo haga. Yo prefiero cobijarme en mi agujero...