jueves, enero 30, 2014

El día de cambiar las sábanas

Siempre la espero en la misma estación.
Sólo me quiere un día a la semana
El día de cambiar de las sábanas.
A mi me crujen los huesos de amor.

Hay autobuses que no llevan a ningún buen sitio.
Son de largo los más divertidos.

Llega y la beso con dulzor en la mejilla.
Pienso en todo lo que le haré y le haría
Pienso -me pierdo-, es una broma
Sabor delirio y vainilla.

Hay niñas con las que es mejor no cruzarse.
Son de largo las más divertidas.

1,75
Gafas retro
Y dos rastas amarillas.
Aparece y siento sonar al maestro Blades:
Qué sorpresas te da la vida.

Hoy vas a tener que darme aún más fuerte.
Cuenta con ello, pequeña mía.

Vamos al lecho y la empujo
Violento sobre las sábanas limpias.
Solo entonces olvido, confieso,
Los seis días y medio que yo no la tengo.

Hay historias que es mejor no creerse.
Son precisamente las que tumban doctrinas.  

Siempre la espero en la misma estación.
Sólo me quiere un día a la semana
El día de cambiar de las sábanas.
A mi me crujen los huesos de amor.