martes, septiembre 17, 2013

Máxima II

Si juegas, amigo, puedes tenerlo claro: tarde o temprano acabarás perdiendo.