jueves, noviembre 18, 2010

Hombre de Hoy

Hombre de Hoy,
Yo, como Tú soy.
Comparto tus hambres
Hombre de Hoy,
tu aire, tu cielo, tu suelo
son los míos, Hermano.

Tú y Yo sudamos
en vagones hacinados
donde a penas nos miramos.

Tú y Yo pensamos
en paraísos malgastados,
en las dichas del pasado.

Tú y Yo soñamos
con un mundo mejorado
con un futuro optimizado.

Pero poco hacemos
Hombre de Hoy.
Hemos de reconocerlo.

Poco hacemos
los otros por los unos,
los unos por los otros.
Preferimos tocarnos
los cojones,
no tenemos linaje de Escipiones.

Pero de noche
Hombre de Hoy...
¡Ay, de noche! Amigo.
Tú y Yo tenemos claro
que de la Vida
la Noche es la mitad mejor.

De noche nos liberamos,
nos deseamos, buscamos
y bienhallamos.

De noche a nuestros vástagos
con pasión mayor
engendramos.

De noche los poetas
nuestros más bellos versos
alumbramos.

De noche a los difuntos
y sus difusas presencias
invocamos.

Noctívagos somos
mi Hermano,
y no negaré más
el hecho cierto, 
Hombre de Hoy.
Yo, como Tú soy.